Tres pautas para un uso responsable de smartphone en el hogar

¿Alguna vez te has sentido un esclavo de tu smartphone? Tranquilo. No hace falta que te avergüences. No eres el único. Te lo prometemos. La tecnología nos ha arrollado y ni siquiera nos ha dejado un margen para comprender lo que implicaba su uso. Hemos tenido que aprender a matacaballo y no siempre las cosas son como nos gustarían. Por ello han surgido tantos casos de adicción. Sin embargo, solo una vez que somos conscientes de ello tenemos la capacidad para solucionarlo.

Cómo aprender a desconectar de tu teléfono móvil

El uso responsable del smartphone en el hogar

Como cada vez en la que toca instaurar un cambio en el modo en el que vivimos, lo más importante es aglutinar la suficiente fuerza de voluntad para ello. Está claro que no siempre querer es poder, pero si no quieres, entonces nunca podrás. Así que ahora que eres consciente de que estás tirando gran parte de tu vida por la borda, es la hora de ponerle coto a la situación.

De esta manera, nosotros nos queremos centrar en tres momentos en los que estamos seguros de que el uso del smartphone te es prescindible:

  • Rutina por las mañanas.
  • La hora de la comida.
  • Antes de ir a dormir.

¿Quieres que las desarrollemos?

Rutina por las mañanas

Rutina por la mañana smartphone

Todos tenemos una rutina de mañana. Una manera en la que nos hemos acostumbrado a darle los buenos días al día. Por mucho que no sea demasiado, dedicamos una cantidad de tiempo a ducharnos, pasear a los perros si tenemos, desayunar… Vaya, un conjunto de tareas para los que no tenemos ninguna duda acerca de que no necesitas utilizar tu teléfono móvil. Y, sin embargo, tenemos la maldita manía de comprobar si nos han mandado un mensaje nada más abrir los ojos.

Llegado a este punto, te tenemos que formular la pregunta. ¿Para qué lo hacemos? No. En serio. ¿Con qué objetivo? Trata de encontrarle una respuesta lógica y te darás cuenta de que no la hay. Así que ahora que te has percatado, te prooponemos el reto de no mirar el teléfono móvil hasta que salgas por la puerta de casa.

Cualquier urgencia puede esperar y si se trata de un tema relacionado con la vida o con la muerte, te llamarán.

La hora de la comida

Cómo usar el smartphone en familia

Ahora toca acotar una norma que debería de ser la base de las relaciones sociales. En cualquier circunstancia. Sin embargo, cuando lo hacemos con personas que, además son importantes para nosotros, debemos de convertirnos en fieles seguidores de su filosofía.

Cuando comemos con gente tenemos que evitar el teléfono móvil. Ante cualquier circunstancia. Dejarlo lejos. Porque te tenemos que decir una cosa que ya sabes. No lo necesitas. Las relaciones humanas siempre tienen que ir primero. Así que aprovecha para charlar, conversar y aprender de tus interlocutores.

Antes de ir a dormir

Smartphone antes de dormir

Aboga siempre por evitar el uso de dispositivos electrónicos en la inmediatez previa a irte a dormir. Es lo peor que puedes hacer. Los efectos que causa sobre tu capacidad de descanso son evidentes. Perjudicará tu descanso. Te mantendrá viciado. Aumentará tu estrés. Así que aboga por cualquier opción antes que ello: lee, ve una serie, charla con tu familia…

Estos son los tres momentos en los que te recomendamos fijar la mirada si lo que quieres es desintoxicarte de la adicción que presentas con el teléfono móvil. El smartphone es una gran herramienta, pero tenemos que aprender a ser nosotros los que lo utilicemos y no alrevés. Déjanos en los comentarios qué ideas sumarías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *