¿Y si IKEA alquilara sus muebles en lugar de venderlos?

¿Te imaginas que una de las empresas más importantes de mobiliario cambiara su modelo de negocio? ¿Que la gran entidad sueca se planteara dejar de vender muebles? Despierta, porque este sueño está más cerca de lo que parece de convertirse en realidad. IKEA mueve ficha.

IKEA: una empresa siempre a la vanguardia

¿Y si IKEA se atreviera a alquilar sus muebles?

Las cosas como son. IKEA ha sido una empresa que ha estado siempre a la vanguardia y, en consecuencia, en boca de todos. Pues ya sea deslumbrando al mundo con sus tejemanejes con los precios de transferencia para no dejarse ni un solo céntimo en impuestos en territorio europeo, o con caminos tan interesantes como este que ahora parece próximo a tomar, siempre nos ha deslumbrado.

Antes de que te sigas comiendo la cabeza. Sí. IKEA se plantea cambiar su modelo de negocio. Ahora mismo solo se trata de un proyecto piloto. Una realidad que en sus oficinas suecas resuena con fuerza y que se han animado a probar.

El país elegido para actuar como conejillo de indias es Suiza. Allí, en su actividad enfocada al territorio de las empresas, ofrecerán un servicio de alquiler de muebles, con el objeto de saber qué tal responden sus principales socios ante esta realidad.

El primer paso serán escritorios y sillas de oficina. El camino, alquilárselas a sus clientes durante un determinado tiempo, después del cual serán recuperadas y, si la entidad sigue interesada en el servicio, reemplazadas.

¿Qué gana IKEA con todo este proceso?

Por qué IKEA quiere alquilar muebles

La compañía sueca ha calculado el ciclo de vida de sus productos cuando los vende a las oficinas. Se ha percatado de que era ridículamente corto. Por ende, quiere encontrar una vía para poder aprovechar esta situación y seguir sacándole partido a aquello que produzca.

Así, la meta de IKEA es reutilizar todos los muebles que le sean devueltos. Estiman que tras un proceso de restauración estarán listos para volver a ser empleados, ya sea como venta o como nuevo alquiler.

Además, las lenguas en las oficinas centrales advierten de que esto es tan solo el principio. Si funciona, se plantean dar el salto también a todo el mobiliario de cocina y aquí ya empieza a ser mucho más cuestionable que se planteen dejar al usuario tradicional fuera de la balanza.

¿Te imaginas un mundo en el que te dediques a alquilar los muebles en lugar de comprarlos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *