Cómo formarte como Agente Inmobiliario

El mundo inmobiliario está que arde. Que se enciende, en el mejor sentido de la palabra. Después del cataclismo que sufrió España (y el resto del mundo) allá por el año 2008, la realidad de hoy en día llega a sorprender. Hemos puesto el neumático blando, las ruedas de tracción y avanzamos como si no tuviéramos rival. Por ello, cada día se requieren más profesionales formados como Agente Inmobiliario. Hoy te queremos contar las tres patas de la formación de un gran profesional de este sector.

Un Agente Inmobiliario construido en tres piezas

Cómo renovarse como profesional agente inmobiliario

Por supuesto, no te olvides de que esto es una simplificación. Un punto de partida. Pero, escucha, por algún lugar hay que empezar. Y estamos seguros de que si consigues que el viento sople de espalda y levante las velas de tus navíos, la llegada a una meta satisfactoria está cada vez más cerca.

Estos tres postulamientos religiosos del Agente Inmobiliario son:

  • Experiencia e intuición.
  • Formación académica y complementaria.
  • Competencias en el trato personal con el cliente.

¿Los desarrollamos por separado?

Experiencia e intuición

Cómo funciona la experiencia del agente inmobiliario

Seguro que en más de una ocasión has escuchado aquello de que la experiencia es un grado. No es para menos. Después de todo, solo tras conocer bien un sector la intuición puede empezar a brillar. Y te advertimos, querido lector con ansias de convertirse en el referente como Agente Inmobiliario, que los pálpitos a veces tienen más valor que todo el conocimiento que muestren tus títulos.

De esta manera, empápate de cada oportunidad. Reflexiona acerca de qué funciona y qué ha dejado de hacerlo. Piensa en cómo podrías mejorar cada detalle y aprende a instalarlo en tu jornada laboral. Pronto todos estos pensamientos se transformarán en la base de tu intuición. Solo entonces comenzarás como profesional.

Formación académica y complementaria

Cómo aprender como agente inmobiliario

Ojo, que se encuentre en un segundo lugar no la convierte en menos importancia. De hecho, si pudiéramos plantearte dos columnas en esta publicación, nos encantaría mostrar de manera gráfica que su importancia es semejante. Pero bueno, como no tenemos esa facultad ahora mismo, miremos a ver si podemos embriagarte con la palabra. Que, como en más de una ocasión te hemos contado, se convertirá en la voz y marca personal de tu carrera.

Un Agente Inmobiliario es un profesional multidisciplinar. Es decir, no es un experto en nada, sino un trabajador capaz de aglutinar conocimientos de diferentes ramas y mecerlos de tal manera que sepa cómo moverse y operar a través del mercado inmobiliario. Y, escúchanos, que esto no es demasiado fácil. Ya te lo podemos decir.

De esta manera y siempre como límite inferior, un Agente inmobiliario debería tener conocimientos en marketing, comunicación, tecnología y los aspectos legales básicos del mercado. Todo lo relacionado con el sector en sí se da por supuesto.

Competencias en el trato personal con el cliente

El trato personal del agente inmobiliario

Este es el último de los condicionantes que tiene que desarrollar el Agente Inmobiliario. Piénsalo. Va a ser un trabajo que desarrolles con un cliente físico. De hecho, desde ahora no tendrías que llamarle ni siquiera así. Refiérete a él como persona, que es lo que es en realidad. Cuanto antes te lo metas en la cabeza más fácil te será poder entender que sus sentimientos y estado de ánimo va a tener un impacto en la operación en sí.

De esta manera, nosotros te recomendamos que te formes en PNL. Una serie de trabajos basados en el aprendizaje de hábitos neurocientíficos que, entre otras muchas tareas, te va a permitir enfrentarte a estas tareas con una mayor tasa de éxito.

Estos son los consejos que te queremos dar para que te formes como Agente Inmobiliario. Sin embargo, el que te queremos recordar antes de que nos vayamos es el de la resiliencia. La resiliencia hoy en día es el factor que marca la diferencia. SI eres capaz de aguantar. De resistir la tormenta, aguantar los golpes y ser consciente de que te encuentras en el buen camino.

Te proponemos que visites este apartado del blog en el que te damos más consejos de carácter profesional en el mundo inmobiliario. De esta manera podrás ampliar los consejos que hoy te damos y empezar a aprender sobre determinadas necesidades que tarde o temprano tendrás que afrontar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *