Malasaña: conoce la historia de uno de los barrios más especiales de Madrid

Malasaña es uno de los barrios de moda y, sin lugar a dudas, de los más icónicos del Madrid contemporáneo, aunque su relevancia no se ha originado antes de ayer, sino que ha sido magnánima desde siglos atrás. Siempre encontrando la forma de hacerse de notar. Siempre yendo un paso por delante de las calles que lo rodeaban.

Conoce el barrio de Malasaña

Está situado en el centro de la ciudad y acoge a miles de personas de todas las edades en cada jornada. Ellas se mezclan con naturalidad por sus calles, como si en su interior no existieran generaciones, sino solo almas dispuestas a disfrutar del ocio y la cultura moderna y vanguardista que ofrecen sus recovecos y secretos más íntimos. Allí, sus icónicos balcones actúan como símbolo de una patria que es de todos y que no necesita de ondear para interpretar el himno que une a propios y extraños bajo el cobijo de sus sombras.

Sin embargo, para conocer la verdadera magia de Malasaña no podemos quedarnos en lo que implica hoy en día, en pleno 2018. Los hilos de su narrativa surgen hace más de doscientos años, cuando su historia cambió para siempre.

El origen del barrio de Malasaña

Su nombre originario no es Malasaña. Este no se convertiría en su apelativo hasta el año 1961. Previamente a ese momento, se conocía a este circulonquio de calles como el barrio de las Maravillas.

La razón de este apelativo se desenfundaba en el Convento de las Carmelitas, que presidía su actividad. La imagen de aquel lugar era la Virgen de las Maravillas, del que se tomó el nombre prestado para denominar al lugar.

Levantamiento del 2 de Mayo en Malasaña

En el año 1808 se marca el primer hito de esta historia. Concretamente, el 2 de mayo, la fecha del famoso Levantamiento contra las tropas francesas lideradas por Napoleón Bonaparte. Esa jornada, una joven Manuela perteneciente a la familia Malasaña, de origen francés, causaría tal impacto que cambiaría para siempre el significado de aquellas calles.

Quién fue Manuela Malasaña

Manuela Malasaña era una joven de diecisiete años que se convirtió en protagonista del Levantamiento del 2 de Mayo contra las tropas extranjeras. Sus acciones devinieron en leyendas y, como en cualquier mito, las habladurías se entrelazaron entre ellas, dando a luz a dos versiones distintas de una misma historia:

En la primera, Manuela Malasaña murió entregándole munición a su padre, mientras este combatía a favor de las tropas francesas, movido por sus orígenes galos. En la segunda, la joven fue ejecutada en la plaza que hoy se conoce como del 2 de Mayo, castigada por atacar a dos soldados franceses que trataban de propasarse con ella. Historia que hoy se utiliza para recalcar la idea de que no es no.

Manuela Malasaña

Sea como sea, en 1961 este lugar tomó prestado el nombre de esta joven valiente. Un homenaje a Manuela Malasaña y a todas las que, como ellas, no se rindieron ante el enemigo.

Por ello, ante la tesitura del titubeo provocado por el no saber, nos gusta quedarnos con la segunda historia. Si dudamos, preferimos convertirla en leyenda.

El impacto de la Movida Madrileña

Malasaña no ha sido un icono madrileño únicamente por las historias que se fraguaron en su seno durante el siglo XIX, sino que durante los años setenta y ochenta surgió uno de los movimientos contraculturales más importantes de la historia reciente de España. En efecto, nos estamos refiriendo a la Movida Madrileña.

La movida madrileña se origina en Malasaña

Este movimiento convirtió a Malasaña en el centro neurálgico del cambio de ideología vanguardista que se estaba produciendo en la mentalidad de los ciudadanos. En las calles de este barrio se respiraba un ambiente único, impregnado por la libertad que surgía como respuesta frente a los años de represión franquista construida sobre el pensamiento y el arte. Allí no importaba de dónde venías. Si tenías algo que decir, siempre había alguien dispuesto a escucharte.

De esta manera, este barrio se convirtió en el punto de encuentro de todo movimiento independiente, lo que dio pie al surgimiento de grupos que marcaron a una generación. Después de todo, locales tan famosos como el Penta o Vía Láctea se encontraban en sus calles. Y es que, Malasaña fue cuna de artistas como Alaska, Mecano o Almodóvar.

Otros datos de interés sobre el barrio de Malasaña

Malasaña es todo lo contado hasta ahora y mucho más. Ha sido anfitrión de lugares icónicos inseparables de la historia madrileña. Uno de ellos es el mercado de San Ildefonso, que estuvo en activo entre 1835 y 1970 en la Plaza de Grial.

Se trató de uno de los primeros mercados cubiertos de España y uno de los más icónicos. Tanto, que Benito Pérez Galdós quiso rendirle homenaje en su novela Fortunata y Jacinta, convirtiéndolo en uno de sus personajes principales.

El barrio de Malasaña hoy en día

El barrio de Malasaña sigue estando en la boca de todos. Se ha convertido en un referente del ocio y de la cultura madrileña y sigue siendo el origen de movimientos innovadores y vanguardistas como el hipster., que conviven con naturalidad junto a las ideas más clásicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *