Latinoamérica centra la atención inmobiliaria en Madrid

La capital española se está transformando en la capital mundial del sector inmobiliario. Los datos hablan por sí mismos. Ya son 25 las viviendas nuevas de lujo que se han vendido a una media de 14.000 euros el metro cuadrado. Una cantidad arrolladora si tenemos en cuenta que inversores españoles acostumbran a desembolsar 10.000 euros por ellos. ¿La razón? El inversor de Latinoamérica se ha enamorado de esta ciudad.

Latinoamérica y Madrid

¿Por qué Latinoamérica elige Madrid para invertir?

La realidad es que no solo lo hace para invertir, sino que también es el lugar predilecto cuando se busca una segunda residencia. Así, sumado al clima y las buenas condiciones de vida, la realidad es que es donde se recibe un mayor beneficio.

Por ello, inversores que provienen, ante todo, de Venezuela, México y Colombia, están hallando una oportunidad de oro en el mercado de la vivienda de lujo madrileña.

De esta manera, si hace unos días te contábamos el récord increíble que se había batido con la venta de un ático por diez millones de euros en Canalejas, ahora los expertos predicen que no pasará demasiado tiempo hasta que esta cantidad se vea superada. La tendencia marca la pauta y el resultado parece evidente.

Madrid a la cabeza del sector

El inversor de Latinoamérica no es tonto. Madrid es la segunda capital del mundo donde más se revaloriza el mercado del Residencial Prime. Las cantidades asustan. Más de un 10 %. Lo que convierte cualquier movimiento financiero en un premio muy goloso a acometer.

El único lugar del mundo donde esta cantidad es ligeramente superior es Singapur. Sin embargo, la normativa inmobiliaria española ha convertido a este país en uno muy atractivo. Incluso, aunque el rendimiento económico sea mínimamente inferior.

Habrá que ver qué es lo que depara el futuro. Lo que parece claro es que las miradas se van a seguir posando en esta ciudad. Por tanto, si quieres hallar un piso en Madrid, aunque no sea de los más valorados del mundo, aprovecha la oportunidad. Los precios no paran de subir y ya se rozan los niveles de 2007. Las repercusiones asustan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *