El interior de el Balmoral, el castillo en el que murió Isabel II

El pasado 8 de septiembre le dijimos adiós a la reina más longeva de la historia de Reino Unido.

Murió en su castillo favorito, el Balmoral. Y hoy en Globaliza te mostramos algunos detalles de su interior (porque te prometemos que no podríamos abarcar todo lo que tiene en un solo post).

Vamos a verlo.

El palacio favorito de la reina Isabel II

Este castillo del siglo XV se encuentra en Escocia y lo adquirió la casa real inglesa en 1852. 

Hay muchos aspectos impactantes de este lugar, pero queremos remarcar su extensión para empezar.

Cuenta con 300 hectáreas con bosques y 222 son tierras para el cultivo y la cría de más de 100 bovinos serranos.

Además, esta propiedad ha sido el punto de encuentro de la familia británica durante el verano y donde mejor se lo pasaban. 

Suelos con historia

Cuando el príncipe Alberto se encargó de diferentes decisiones de interiorismo, quiso aprovechar que a mediados del siglo XIX había una gran fiebre romántica por lo novelesco y lo histórico.

Aprovechó este detalle para decorar varias partes del Balmoral con aspectos típicamente escoceses y, es por ello, que podemos verlo hasta en el suelo. Este se ha convertido en una de las señas de identidad del castillo.

Crónicas de la época insinúan que en su estudio personal había cuadros escoceses hasta en la moqueta.

Y se sabe que al menos durante los años setenta, Isabel mantuvo una moqueta similar.

Libros y más libros

Algo que resalta de la decoración de los estudios y bibliotecas, es dejar en muchos aspectos la madera sin pintar, únicamente barnizada.

Además, cuenta con detalles muy interesantes como lo son el tapizado asiático que se ve en el sofá y que brinda mucho caracter a la estancia.

Sala de baile digno de una princesa Disney

Bueno… tal vez a Mérida si estuviera en esta época.

La sala del baile del castillo es llamativa por su curiosa decoración.

Las moquetas, tapicerías y paredes remiten al trébol.

Y es que toda la decoración es de vocación historicista y los retratos están dispuestos de tal manera que parezca un museo a pesar de que esta residencia apensa se ha abierto al público.

Llamativo cuanto menos, ¿no te parece?

La habitación más regia

Así se veía la habitación de la Reina Victoria poco después de quedarse viuda.

Los tejidos florales de «chintz» estaban presentes en las tapicerías de época victoriana.

También podemos observar elementos lujosos como las chimeneas de mármol y el mobiliario de madera de fina factura artesanal.

Además, vemos los típicos detalles escoceses que nos han ido acompañando a lo largo y ancho del castillo. En este caso, en el mantel y la manta de cuadros.

El lugar de la última fotografía

El salón en el que la reina Isabell II se reunió con la nueva primera ministra de Reino Unido es digna de admirar.

Se encuentra una simetría en la decoración enmarcada por una gran chimenea victoriana de mármol que, como dato, se encuentra igual en todas las estancias principales.

También apreciamos esbeltos muebles de madera estilo Regencia y los estampados de «chintz» ya vistos con anterioridad.

Es posible que la moqueta y los muros claros sean de una reforma más moderna, pero los tonos verdes de los sofás y cortinas, sí coinciden con la decoración inicial del Balmoral.

¿Qué es lo que más te ha llamado de este castillo? ¿Te gustaría vivir en alguno de este estilo? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *