Reflexionemos sobre el hogar en el día mundial del medio ambiente

Todos compartimos un hogar, aunque a veces prefiramos no pensar en ello. Cada uno de nosotros necesita del resto. Sin embargo, parece que no nos queramos dar cuenta. A esta realidad le queremos dedicar el día mundial del medio ambiente.

Cambiemos el mundo en el día mundial del medio ambiente

Día mundial del medio ambiente

¿Sabes qué nos ha pasado? Que no nos ha dado tiempo a madurar ecológicamente. Ha parecido que podíamos con todo. Pero cuando nos hemos percatado, el daño ya estaba hecho. Después de todo, no hemos sido más que el adolescente al que le dejan en casa solo por primera vez y este se aprovecha de la tesitura para celebrar una fiesta por todo lo alto, sin pensar nunca en las consecuencias.

Pero las consecuencias llegan. Puedes mirar hacia otro lado, pero están ahí. Aguardando tu mirada. Porque, por mucho que quieras, no puedes mantener la mirada dispersa toda la vida, sino que llegará un momento en el que la culpa sea tal que te verás forzado a devolver el gesto.

Estamos decepcionados

Hemos pensado durante mucho tiempo en cómo afrontar este artículo. Después de todo, ¿no somos todos responsables de esta realidad? Tanto los que hemos operado sin ton ni son, como aquellos que nunca se han comprometido a mostrar por qué esto era importante. Todos, como especie, como seres vivos, estamos dentro de esta batalla. Y lo peor es que estamos condenando a muchísimas vidas por el camino.

Así que hemos reflexionado qué te podríamos decir. Nos hemos percatado de que estamos decepcionados con nosotros y con todos. Tratamos de gestionar las emociones y no es una tarea fácil.

Silencio: esta es nuestra respuesta

Sí. Silencio. Falta de palabras. Estamos atónitos. Así es como habrían reaccionado nuestros padres de encontrarse en esta situación. Nos habrían soltado una frase lapidaria, que la culpa era suya por haber confiado en nosotros. Y nosotros nos quedaríamos helados, dolidos, destrozados, pero con la capacidad de reflexionar y ser mejores para la próxima vez.

Quizá sea lo que todos nosotros necesitamos.

Necesitamos que alguien nos abra los ojos

Hoy no te queremos hablar de números. Ya sabes cómo nos encontramos. Es tu decisión mirar hacia otro lado o arremangarte para comenzar la partida. Actúa tal y como creas.

¿Qué estás dispuesto a hacer?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *