Cómo te ayudará una Tiny House a cuidar del planeta —mientras vives en una casa de revista—

Las has visto, ¿verdad? Todos nos hemos enamorado de una alguna vez.

Las tiny houses o minicasas nacieron en Japón en los años 90, pero no fue hasta el boom  que tuvieron cerca del 2007 en Estados Unidos cuando todos empezamos a conocerlas en profundidad.

Ahora parece que este movimiento ha llegado a España para quedarse, sobre todo ante la necesidad de las nuevas generaciones de encontrar un lugar en el que poder vivir sin endeudarse.

Además, toda la situación del covid parece haber desembocado en una nueva ola de teletrabajo que podrá realizarse desde los pueblos rurales, justo donde este tipo de vivienda encaja más.

No todo iba a ser malo con esta situación, ¿no?

Las minicasas, la manera más sostenible de vivir

Además de ser mucho más baratas que comprar una casa convencional, las minicasas se han convertido en una de las viviendas más ecológicas.

Y hoy te queremos contar todos los motivos por los que esto es posible.

  • Utilizan materiales de construcción ecológicos.
  • Necesitan menos espacio de construcción.
  • El espacio interior es muy reducido.
  • Son mucho más eficientes energéticamente.
  • Se instalan sistemas de aprovechamiento.

Vamos a verlos uno a uno.

Utilizan materiales de construcción ecológicos

No sería la primera vez que una minicasa se construye a partir de materiales reciclados.

En el caso más llamativo, por ejemplo, se utilizan contenedores industriales como esqueleto de la minicasa, contribuyendo a reutilizar un material duradero que ya no iba a recibir más su uso principal.

En otros casos en los que la minicasa se construye desde cero, los constructores prefieren utilizar materiales que no generen residuos, minimicen la huella ecológica y la contaminación y que, al final, sean beneficiosos con el medio ambiente.

Por ejemplo, utilizar diferentes maderas recicladas o del mismo entorno, a veces pueden convertir la tiny house en un lugar único y diferente.

Otros materiales que se utilizan son el PVC y el metal.

Necesitan menos espacio de construcción

Como te puedes imaginar, una minicasas ocupa muy poco espacio, por lo que su colocación en el mundo es mucho menos invasiva en el entorno.

Es mucho más probable que puedas vivir rodeado de la naturaleza tal y como está, que si debes alzar una vivienda de las tradicionales: ajustar el terreno a los cimientos, instalaciones, tala de árboles, etcétera.

En el caso de las minicasas, solo necesitan un pequeño rincón y a vivir la vida. 

El espacio interior es muy reducido

Y no solo el espacio exterior es el que sufre menos gracias a las tiny houses. 

Porque como dentro apenas cuentas con unos pocos metros habitables, es imprescindible que seas mucho más consciente de lo que tienes, lo que usas y lo que compras.

Por ello, de manera inconsciente, estarás ayudando al medioambiente siendo más ecológico con tus acciones.

Se acabó ir de compras compulsivas que contaminan el entorno. Ahora toca saber que las cuatro prendas de ropa que te quedan tienen su hueco y como entre una más, se acabó lo que se daba.

Serás sostenible con el medioambiente y con tu economía.

Son mucho más eficientes energéticamente

Su tamaño también ayuda a que sean mucho más eficientes en cuestiones de energía. 

Al tener un mejor aislamiento y necesitar menos espacio que calentar o enfriar, se convierte en uno de los modelos que más energía ayudan a ahorrar de todos.

Además, en una minicasa se aprovecha muy bien la luz natural, por lo que eso significa utilizar menos que nunca la iluminación artificial durante más tiempo.

Se instalan sistemas de aprovechamiento 

Y bastante relacionado con el punto anterior, una de las ventajas de tener una minicasa es que puedes instalar sistemas de aprovechamiento a veces inviables en una vivienda tradicional.

Estamos hablando, por ejemplo, de paneles solares, un sistema de renovación de aguas, recogida de agua de lluvia e incluso la utilización de baños compostables.

Así que ya ves que las minicasas pueden convertirse en una de las maneras más eficientes y ecológicas de vivir, no solo en consonancia con el medio ambiente, sino también a la altura de tu bolsillo.

Nos encantaría saber si, en algún momento te atrevieras a cambiar a este estilo de vida, cómo te imaginas el interior de tu minicasa perfecta.

Déjanoslo en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *