Cómo decorar tu rincón del café sin invertir mucho dinero

¿Eres un amante del café y te encantaría tener un rincón en tu cocina únicamente dedicado a él? 

Cada vez están más de moda los rincones de café en nuestras casas y podemos encontrar miles de maneras de organizar el nuestro propio.

Todo dependiendo, por supuesto, de nuestros presupuestos, el tamaño de nuestra cocina y nuestros gustos decorativos.

Hoy en Globaliza te traemos una recopilación de las mejores ideas para decorar tu rincón de café para que quede digna de Pinterest.

¿Te quedas a verlo?

Armonía de colores junto al café

Si eres una de esas personas que piensan al milímetro cómo van a ser todos los electrodomésticos de su cocina, este tipo de rincón de café te va a la perfección.

Te preocupas por el color de la cafetera, el del calentador de agua, la tostadora y los tarros en los que pondrás el café.

Todo ello sin contar las tazas cozy que conjuntan con el resto de piezas.

Para este tipo de rincón de café, lo más importante es que haya un equilibrio entre el color predominante y otro color que destaque.

En el caso de la imagen que te ponemos como referencia, el blanco y el madera serían los colores predominantes mientras que el rosa destacaría en los detalles que queremos resaltar.

El paño de cocina, las tazas y algún que otro jarrón son los protagonistas que se llevan la atención en este rincón.

Aquí hasta da miedo manchar la encimera, ¿verdad?

Jamás hay suficientes cafeteras

Un buen amante del café no se conforma con colocar una taza de agua en el microondas y añadir dos cucharadas de café soluble. 

¡Ni hablar! Eso casi es un sacrilegio.

Por eso, si tienes intención de crear un rincón del café, lo mínimo es tener una cafetera…

Pero es posible que tengas má de una.

En este caso, este estilo de rincón de café es perfecto para ti.

Compuesto por un mueble en el que la parte superior está completamente dedicado a los electrodomésticos que te dan la vida cada mañana y con un par de baldas inferiores donde encontrar:

Las tazas y las teteras (porque sí, aunque estén bien, no podemos compararlas con el café).

Para hacer el rincón mucho más amigable, no te olvides de colocar algunos cuadros relacionados con el café para que todo el mundo sepa hacia dónde se están dirigiendo.

¡Y es que no vas a perdonar ni una sola taza rota! 

Ruido visual controlado

Seguro que te ha pasado alguna vez.

Has intentado mantener ordenada alguna parte de tu casa pero por mucho que recogieras… ¡seguías sintiendo que todo estaba en pleno desorden!

Esto se debe sobre todo al ruido visual.

Cuando vemos una zona demasiado recargada y con muchos objetos encima, nos topamos con el problema de no verse arreglado nunca.

Es por ello que para mantener un rincón de café ordenado, debes tener pocas cosas a la vista.

Existe una regla que dice que debes tener un número impar de objetos en un mismo lugar para conseguir ese equilibrio.

Lo ideal son 3 o 5, pero también pueden darse algunas pares.

¡Al final tampoco es plan de que te vuelvas obsesivo de esto!

En el rincón de café que te mostramos a continuación puedes ver esa sensación de orden y calma que nos ofrece el control de ruido visual.

Una cafetera, unos pocos utensilios, tres tazas, un viejo molinillo de café antiguo y unas cuantas plantitas.

Eso es más que suficiente para hacer un rincón de café apacible. Sin necesidad de tener cientos de objetos o electrodomésticos.

El espacio no es una excusa

Viendo las ideas anteriores tal vez hayas pensado: «Ya, claro, si tuviera tanto espacio yo también haría un rincón del café precioso».

MEEEEEC. ¡ERROR!

Con un espacio pequeño también puedes crear un gran espacio de café que esté adecuado a tus necesidades.

Sino, fíjate en el siguiente ejemplo.

Está colocado sobre una bandeja que limita el espacio y te dice dónde empieza y acaba el rincón del café a la perfección.

Esto nos permite también crear cierta armonía visual y evitar el ruido del que hablábamos en el apartado anterior.

Además, el uso de colores también es correcto. 

El más llamativo se lo lleva la cafetera, mientras que las tazas, las jarritas y los platitos se quedan con el color blanco.

¡Incluso han podido colocarle una plantita en la tetera de la crema! 

Y para realizar esto no necesitas más que una esquinita de tu cocina.

¿Qué encimera ni qué encimero?

¿Sigues quejándote de la falta de espacio?

Está bien, aquí va otra idea que te puede salvar si tienes tan poca cocina que no puedes ni colocar una bandeja sobre la encimera.

Piensa en vertical.

Colocar una pequeña balda de madera en la pared te puede permitir hacer un pequeño espacio para el café que sea agradable a la vista y te permita tener ordenados todos sus utensilios.

¡Tazas incluidas!

Sino mira cómo se presenta el siguiente ejemplo. 

Con unas pocas baldas de madera, un cuelgafácil y unos percheros vintage, puedes colocar tu cafetera, el café y cinco tazas sin importar el diseño de estas.

¡Tenemos soluciones para todos!

La camarera que nadie utiliza

No sabemos muy bien por qué, pero en todas las casas de padres ha habido o hubo un carrito de estos con ruedecitas que se llaman camareras.

¡Y no se utilizan para nada!

Como mucho las llenan de botellas de alcohol y vasos para hacer que parezcan interesantes.

Tú puedes darle una segunda vida a ese trasto inútil que nadie sabe por qué tiene (o puedes comprar uno de segunda mano, ¡que seguro que hay alguien que se quiere deshacer de la suya! 

Lo mejor de todo es que al tener ruedas, no tiene por qué estar fijo en un mismo lugar para siempre, sino que, símplemente, puedes moverlo de un lugar a otro de la casa.

Y seguro que puedes crear combinaciones de todo tipo: más cozy, vintage, modernas… 

Todo depende del tipo de camarera que te encuentres o puedas reutilizar.

Aquí van algunas ideas:

¿Qué te han parecido estas ideas? ¿Vas a poner alguna en práctica? ¿Cuál te ha gustado más?

Cuéntanos en comentarios cuál utilizarías. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *