«Cohousing» para la tercera edad: la alternativa más viable

Seguro que logras divisar el ocaso de tu vida allá en la lejanía. Un punto apenas perceptible velado por la bruma de los conflictos que hoy te importan. El destino al que te diriges, donde se agolparán los conocimientos adquiridos durante tu extensa biografía. Amigo, estamos hablando de la tercera edad. Y ya podemos empeñarnos tanto como queramos en ignorar su remota presencia: su llegada es ineludible. Tarde o temprano tendremos que lidiar con la vejez, tendremos que encajar los golpes de un mañana inevitable para que el otoño que acecha desde la distancia sea magnánimo con nosotros. Y por supuesto que puede serlo; ya sabes que en ocasiones nos ponemos un pelín melodramáticos. Ya son muchos los que quieren revestir su jubilación con una pátina de entusiasmo, viendo en su retiro la oportunidad de vivir según cánones alternativos. Aquellos que se descarrían del rumbo convencional. ¿Te suena el término cohousing? ¿Sabes de qué va eso de la vivienda colaborativa? Pues oye, nunca te acostarás sin aprender algo más.

Cohousing para mayores en España

Un aprendizaje que será útil para tu futuro, el que aún queda más bien lejos.

¿Cómo se originó el cohousing?  

Antes de nada, deberíamos poner énfasis en el lugar de nacimiento de este fenómeno: Dinamarca. Fue en los años 60 cuando un grupo de jóvenes estableció un modelo de convivencia inaudito hasta el momento, fruto de la insatisfacción que sentían hacia las propiedades y sociedad donde vivían. No se encontraban a gusto; querían promover un cambio. Un cambio que vino en forma de comunidades cobijadas bajo un mismo verbo: compartir. Estos colectivos compartían todo tipo de tareas dentro de sus complejos, tanto el cuidado de los niños como la realización de quehaceres domésticos. Una filosofía que, para el asombro de todos, se fue expandiendo por todo el territorio danés. Tanto fue así que – en la actualidad – la tipología de la vivienda colaborativa conforma el 10 % de los inmuebles del país. Un porcentaje para nada exiguo que encarama a la nación escandinava en lo alto del ranking de cohousing.

El público de la tercera edad

Pero no han sido los jóvenes los únicos que han abrazado esta doctrina, pues la vivienda cooperativa ha hallado en la tercera edad un filón del que no piensa separarse. Echemos un vistazo a lo que dicen las encuestas, cuyos resultados no pueden ser más ilustrativos para el caso que estamos tratando. En 2016, la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UPD) elaboró un estudio que exponía datos remarcables, tales como que un 53,9 % de los mayores de nuestro país no desea acabar en una residencia de ancianos. Una sublevación en toda regla en aras de sus intereses, claro que sí. Un rechazo que espolea sus ganas formar parte de un cohousing.

¿Cuáles son sus ventajas?

Sentirse autónomo cuando la vejez llama a tu puerta es una idea por la que todos pagaríamos, y precisamente esa realidad es la que te depara en un complejo de vivienda colaborativa. ¿Sabes cuáles son las ventajas que concede?

  • Se desarrolla el sentimiento de comunidad
  • Se define de forma conjunta del reglamento de copropiedad
  • Se selecciona entre todos el diseño de las viviendas
  • Su precio es más rentable
  • Las comunidades se rigen desde perspectivas ecologistas
  • El derecho de uso y goce es a perpetuidad y se transfiere a herederos
  • Los inmuebles están protegidos de gravámenes a la propiedad privada
  • Los impuestos los asume la cooperativa a través de las aportaciones de los socios
  • Se aplican descuentos en servicios de televisión por cable, actividades culturales, deportivas, emergencias médicas…

Y no estamos hablando de comunas hippies. Estamos hablando de una rareza emergente en España.

¿Cómo son los cohousing?

Todas estas comunidades suelen compartir rasgos en común para que sus residentes hallen diversidad en su rutina. Se conjugan el sosiego con el entretenimiento, la calma con la diversión. Son años que deben disfrutarse al máximo, por eso los cohousing suelen mezclar la privacidad que proporciona una casa con el esparcimiento de las áreas comunes, aquellas más típicas en una residencia de ancianos. Eso sí: a diferencia de los asilos, nada está programado según la cadencia de horarios mecánicos. Existe un elemento que traza una línea divisoria entre las residencias y las viviendas colaborativas: la autogestión. El poder decisión que ostentan los usuarios es lo que tanto les atrae a la comunidad. Aunque el pensamiento sostenible sobre el que descansa la estructura, el ecologismo que impera en esta pequeña república, también es otro punto a favor.

¿No resulta atractiva la idea?

15 thoughts on “«Cohousing» para la tercera edad: la alternativa más viable

  1. Manuel Saladich dice:

    La idea es muy atractiva, si, pero ¿la mentalidad de los españoles sera capaz de adaptarse?

    1. Globaliza dice:

      Buenos días Manuel,

      Tal y como decimos en el artículo, se trata de un fenómeno emergente que en algunos países nórdicos ya se ha consolidado. Veremos qué tal funciona en España.

      ¡Un saludo!

  2. cubiko.es dice:

    A mi me parece un sistema muy racional. En España con tanto arraigo por la propiedad tradicional, le costará arrancar, pero poco a poco y para cosas tan concretas como la tercera edad, se acabará imponiendo!
    Ya hay experiencias de sistemas de cohousing en España. unas con mayor acierto que otras…pero poco a poco salen adelante.
    Hay otros casos que no han salido, pero me temo que es que ponen mucha voluntad en la idea pero poco conocimiento en promoción, construcción y sobre todo comercialización, por lo que al final no consiguen socios suficientes para sacar adelante el proyecto. una pena!
    poco a poco se dará a conocer, al igual que sucede ahora con las cooperativas, el cohousing es algo similar y si se explica bien, cuajará entre el público!
    gracias por el artículo. interesante!

    1. Globaliza dice:

      Hola Cubiko,

      Esperemos que en España vaya haciéndose un hueco poco a poco. Se trata de un sistema que ofrece una serie ventajas muy útiles para la tercera edad. Es un soplo de aire fresco.
      Gracias por leer nuestro artículo.

      ¡Un saludo!

  3. Es una nueva opción de tener una residencia. En Europa lleva años de éxito y acabará por imponerse en otros países.
    Es como una cooperativa, pero no sólo consiste en ofrecer una vivienda, sino que todos los servicios a sus propietarios se comparten, lo cual es bastante inteligente. Si todos vamos a necesitar un servicio de limpieza, entre todos contratamos una o dos personas de limpieza del hogar y acude a cada casa por turnos… en el caso de la tercera edad, se puede contratar fisios, enfermeras, cocineras, cuidadoras…

    1. Globaliza dice:

      Hola Homeseller,

      Es cierto que el concepto «compartir», tal y como tratamos de señalar en el artículo, viene a ser una de las piedras angulares de este tipo de viviendas. Se aprende a vivir en comunidad y se ofrece una autonomía difícil de encontrar en otros sitios.

      ¡Saludos!

  4. Gracias por el artículo, está muy interesante. Estoy cerca de la edad para buscar un cohousing. ¿Sabrías si en España ya está funcionando alguno en castellano? Porque conozco uno pero todos son catalanes, y claro querrán hablar en catalán, y ya de entrada no es una buena comunicad para mi, pues no lo hablo.

    1. Globaliza dice:

      Hola Raquel,

      Existen diferentes centros de «cohousing» que ya están funcionando en otros sitios más allá de Catalunya. Aquí te dejamos algunos:

      – Trabensol: http://trabensol.org/
      – Profuturo: http://www.profuturovalladolid.com/
      – Los Milagros Sociedad Cooperativa Andaluza: http://losmilagrossca.blogspot.com.es/
      – Convivir: http://www.apartamentosconvivir.com/home.php

      Encontrarás toda la información que necesitas en sus páginas.

      ¡Saludos!

  5. Anthony Dávila dice:

    Muy interesante,acá en México, Veracruz, Xalapa, estamos implementando crearlo un grupo de amigas.

    1. Carmelo Ángel Beltrán Martínez dice:

      Buenos días, Anthony:

      Sería un placer conocer vuestra experiencia.

      Un saludo.

  6. Una alternativa para los adultos que queremos estar parte de tiempo en la playa . Se puede rentar por semana o por mes .

  7. Florencio dice:

    La idea es muy buena, pero no encuentro mención a cómo se gestiona económicamente por los interesados.

    1. Carmelo Ángel Beltrán Martínez dice:

      Buenos días, Florencio:

      ¿A qué te refieres exactamente? Esto tiene muchos frentes abiertos.

  8. Eduardo Botija dice:

    Me gustaría saber si en Cantabria, Asturias, o Galicia hay proyectos funcionando o en un futuro previstos, gracias.

  9. Eduardo Botija dice:

    Igualmente si hay un cálculo aproximado de gastos comunes a satisfacer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *