Casas en el Antiguo Egipto: 5 curiosidades que no conocías

El Antiguo Egipto siempre ha sido un lugar que nos ha enamorado. No es para menos. Su mitología y su cultura atrae desde que somos muy pequeños. Y es que, ¿quién no se puede imaginar que todo es posible en su seno? Por lo menos, en la imagen idealizada e idílica que guardamos de este lugar. Pero, la pregunta es: ¿alguna vez te has planteado cómo eran los hogares en los que vivían sus habitantes? Hoy te queremos contar cinco curiosidades al respecto que te dejarán tan asombrado como a ellos los días de lluvia.

5 curiosidades sobre las casas en el Antiguo Egipto

Cómo eran las casas en el antiguo Egipto

Antes de comenzar con ellas, queremos advertirte de una realidad. Son radicalmente distintas a las que disfrutamos hoy en día. Piénsalo por un momento. Si la arquitectura de los hogares ya varía de manera patente entre diferentes países del mundo, imagina, entonces, que haya tantos siglos de distancia. Toda coincidencia es mera casualidad.

Sin embargo, esto lo convierte en un panorama todavía más interesante. Merece la pena bucear a lo largo de la historia y tratar de encontrar respuestas. Píldoras de conocimiento que nos hagan un poquito más sabios al final de la jornada. Así que, ¿por qué no comenzamos ya con estas cinco curiosidades sobre las casas en el Antiguo Egipto?

  1. Las casas eran planas, de una sola altura y con tres habitaciones de media. Además, los techos eran planos, pues no necesitaban de ningún mecanismo para evacuar el agua de la lluvia.
  2. Los más acomodados económicamente contaban con jardines. En ellos acostumbraba a haber huertos, árboles frutales y estanques con peces. El lujo se medía en vida. Un mensaje bastante filosófico y profético.
  3. Los materiales de construcción eran muy diversos. Además, variaron de sobremanera con el paso de los años. En un principio se utilizó el papiro y de ahí se pasó al adobe. Además, los más adinerados podían permitirse construir en piedra.
  4. Las casas acostumbraban a construirse de manera elevada para protegerse de las tormentas de arena. Por ello, la manera natural de acceder a las mismas era por medio de cuestas y escalinatas. Este era un tema que se tomaban muy en serio. Por ello mismo las ventanas eran tan estrechas. De esta manera, sacrificaban aire fresco, pero ganaban en protección contra la furia del desierto.
  5. Los vasos con los que bebían estaban construidos con alabastro. Un material parecido al mármol, pero mucho más moldeable.

Estas son cinco curiosidades sobre las casas en el Antiguo Egipto. Esperamos que te haya interesado y que hoy te acuestes con el conocimiento de algo que desconocías. Nosotros no podemos ofrecerte casas en el desierto en Globaliza, pero sí que contamos con vivienda en muchas localidades donde la lluvia es un ser muy extraño. ¿Te apetece echarles un vistazo?

One thought on “Casas en el Antiguo Egipto: 5 curiosidades que no conocías

  1. Howard dice:

    Está muy bien, malamente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *